viernes, 20 de mayo de 2011

EL SILENCIO DE LOS CORDEROS



"Verdadero suspense, terror sin pestañeo y una interpretación de Anthony Hopkins que es probable que sea referente durante años cuando se analice el cine de terror. (...) Puntuación: ***1/2 (sobre 4)." (Roger Ebert: Chicago Sun-Times)


Hola amigos, os hablo desde mi celda aislado, con voz sibilina y afilada para perturbar vuestras mente. No me lo tengais en cuenta, sólo va a ser un momento.
En realidad, fue un momento, Anthony Hopkins aparecen en pantalla ni más ni menos que 16minutos. A que no pensasteis nunca que estuviesen en pantalla tan poco tiempo. Pues, bien merece un aplauso una actuación tan sublime. Desde los primeros momentos de la cinta te atrapa, y el miedo no se te quita del cuerpo. El miedo es libre, como se dice, pero Hannibal Lecter, estába encerrado, el loco andaba suelto por ahí, matando a señoritas ingenuas, sin embargo quien nos da miedo es el que está enjaulado al otro lado del criatal, esto lo he analizado con amigos, en cineclubs... y a lo más que llegamos a coincidir es que nos da más miedo aquello que no se ve, aunque se intuye, que Hopkins es un crack y Demme es un genio.
Hopkins, para el papel que recibió el Oscar de la academia, fue como mano de santo. No en vano ya se le había ofrecido anterior mente a Gene Hackman y Jack Nicholson. Pero... Aunque los otros también son dos actores de primera fila, el británico hace un trabajo colosal al componer el personaje. De entrada se llama Hannibal "El canibal", que puede parecer terrorífico, pero en realidad, a mí me parece un pareado de chiste, pero el actor lo colma de gravided, profundidad, entonces es cuando da miedo.



Hopkins construyo todo un edificio psicológico alrrededor de Hannibal, de tal forma que hizo sentir al personaje desprecio por el género humano. La primaria idea del asesino era acabar con su víctima por compasión, por que no merecía vivir.
Dotó al personaje, que es psiquiatra y un consumado psicoanalista, de unos gustos refinados y muchos rasgos intelectuales, con los que es capaz de ejercer una rara atracción a Clarice, (¡Qué recuerdos, clarice cuando pronunciaba su nombre con aquella voz!).
La primera mueca  en su cara era un sonrrisa perturbadora, tras la cual podía esconderse el mayor de los monstruos, la voz dulce, aterciopelada, el actor dice que es una mezcla entre la de Thruman Capote y Katherine Hepburn. Por contra, mantine los ojos como platos, sin pestañear. Es una cualidad del personaje que añadió el propio Hopkins hablando con el director.
La máscara que usaron es distinta a la que escribió Harrys en la novela, ya que la careta de jugador de hockey sobre hielo, taparía las facciones de Anthony Hopkins, con lo cual se optó por fabricar un hibrido entre máscara de Hockey y en el que se le pudiera ver la cualidad y la importancia de los ojos. Los ojos del cazador que estan continuamente encima se su víctima, escudriñando el gesto más leve para lanzarse sobre ella.



En ese momento, dejamos de ver al Hannibal más racional, más doctor, más analítico y deja paso a la bestia inmunda, a ese canibal que lleva dentro.
La agente sterling es alienada de sí mismo, sale al encuentro del criminal donde va a ser arrastrada en la vorágine de los acontecimientos. Es una situación incómoda, frenética para ella pues quiere tenerlo todo controlado y le sobrepasan las circunstancias.
La agente a la que inerpretaba Foster tenía una amalgama de sentimientos enraizados que en su momento fueron válidos, para sobrellevar ese mundo plagado de hombres en el que se tuvo que hacer paso. Pero el doctor Hannibal Lecter, no era un hombre como los demás, quizás un asesino, pero fuera del alcance de su lógica como agente. Ella acostumbra a codearse con asesinos como el de la película, Buffalo Bill, pero no con gente como Lecter, que la mima mientras la asusta.



Antes que J. Foster, fue considerada para el papel de la agente Starling, a Michelle Pfeifer, es curioso, pero por aquel entonces Pfeifer, era una figura ya consolidada y Foster también, había hecho acusados amen de otras actuaciones increibles como Taxi driver. Hoy en día no entendería otra forma de buscar el personaje, con la fragilidad con el que lo dotó Foster, en ese fino equilibrio de una falsa apariencia de fortaleza.
En el capítulo de diseño, se produce una singularidad que a mí, como español e incondicional seguidor de Salvador Dalí, me parece como poco, impresionante. En la portada del cartel de cine, existe una peculiaridad en la mariposa que cierra la boca a J. Foster, y es que la cabeza del insecto, está compuesta por una calabera con los huesos de tres mujeres. El diseño inicial de esa calabera es del genio español Salvador Dalí.
Ha sido un homenaje a la mente delirante de los personajes de la película, curiosamente otro eje triangular. Buffalo, Sterling y Lecter. Precisamente, también el modelo de mariposa no fue elegido al azar, pues, el pespecimen expuesto en el cartel, (Acherontia atropos), pertenece a una especie africana, que en algunas épocas del año, emigra a zonas europeas, y que está asociada desde culturas milenarias a la mala suerte. Precisamente, en la cultura griega a la laguna estigia, morada de los muertos. Os dejo aquí una muestra del arte de Dalí, para que lo comparéis con la primera imagen. Si pinchais las imágenes se ven más grandes.






Anthony Hopkins, hoy reconocido como uno de los grandes, y haciendo aun actuaciones impresionantes estos últimos diez años, será recordado por esta película, no en vano, se ha comvertido en un personaje del inconsciente colectivo popular.
Él es un hombre prudente donde los comportamientos histrionicos más característicos en gente como Nicholson no se dan, pero en un tiempo muy lejano ha tenido que lidiar con algunas bromas pesadas del personaje de Hannibal Lecter. Es el caso de locales que solía frecuantar el actor y que a raíz de la película en más de una ocasión, a pesar de pedir otro menú, indefectiblemente le servían hígado crudo, con un ligero giño de ojos.
El actor acabó muy quemado. Uno de los ejemplos más claros se vió en una entrevista. En la busqueda del personje, Hopkins había añadido la característica de que el doctor, nunca parpadeaba, siempre mantenía la mirada, como elemento perturbador. En la promoción de la película lo repitió hasta la saciedad. Pues en una entrevista, años después, un periodista le dice si había percibido que el personaje nunca parpadeaba. A lo que el actor respondió "No sé, ahora mismo me entero de eso".






En orden a otras anecdotas de la cinta, Roger Corman, el insigne director de cintas de clase b, casi todas de terror, "La tienda de los horrores", "El terror", etc... Hace un cameo como forense.
Demme construyó una sinfonía terrorífica en algunos momentos de la cinta. En especial en las conversaciones entre Hannibal y Clarice. Hay una tensión continua, hasta la última escena, donde la deja al teléfono sugiriéndole que el mundo es más interesante con ella ahí fuera, claro, esto con Hannibal suelto.
La película fue un enorme éxito de crítica y público a pesar de que existían numerosas voces dicordantes y críticas, sobre todo del sector homosexual, cirucunstancia que apenó a Demme, gran defensor del colectivo. Al año siguiente callaría muchas vocas al estrenar "Philadelphia", una dura historia de discriminación homófoba con la que se alzaría con el oscar.
En este sentido, el film ha sido un hito, pues es la primera película de terror en ganar el oscar a la mejor película.





19 comentarios:

SqSmaravillosa dijo...

Muy buena tanto la interpretación de Hopkins como la película. Recuerdo cuando se estrenó, que entramos un poco dubitativos al cine, pues no sabiamos con ese peculiar título, con que nos ibamos a encontrar.Por aquella época internet estaba muy lejos aún , y encontrar críticas sobre una película que se acababa de estrenar era complicado. Salimos de la sala sorprendidos y maravillados...por fin veíamos un tipo de terror diferente , ya estabamos algo hartos de películas dirigidas principalmente a adolescentes, con mucha violencia, pero poco contenido. Una película por la que no pasan los años, y muy pero que muy recomendable. Muy buena tu entrada. Un beso.

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

SqSmaravillosa@ estoy deacuerdo, en los ochenta, con raras excepciones fue una época de terror teenager. Un saludo.

David dijo...

Una buena película, muy efectista, llena de suspense y situaciones morbosas.
Fue la primera de una posterior legión que tuvo a bien pintarnos de forma sobrdimensionada a los psicokillers haciendolos al mismo tiempo terroríficos y magneticamente seductores.
Pese a la fatiga, que personalmente padezco, por este sobrabuso de la tematica, la estética y el tratamiento subyacente en pelis como "El silencio..." esta sigue siendo la única digna de revisarse de vez en cuando.
Le concederemos todo el mérito de tal honor a las buenas interpretaciones, creible y sobria Foster, excesivo y mesianico Hopkins, y a ese final tan espectacular y lleno de suspense.
Un saludo y buena entrada.

Steppenwolf dijo...

Muy buen trabajo como siempre, Emilio. Desde que ví la película, nunca he podido ver a Anthony Hopkins desligado de Hannibal, es cierto.
Saludos.

Javi dijo...

Clásico moderno de los 90. Es bajar a la cárcel donde está Hannibal, ver su estampa, su mirada, oírlo hablar, y ponérsete un nudo en el estómago de desasosiego. Uno de los personajes cinematográficos imprescindibles. Hay escenas de un suspense perfectamente llevado. Su atmósfera también ayuda a considerarla de las mejores películas de la década de los 90.
Un saludo, Emilio, y muy buena la entrada. Los detalles que cuentas también ayudan. Hasta otra.

Lillu dijo...

Muy buena película, gran adaptación de la novela (que también me gustó mucho). Interesantes las curiosidades que comentas. El problema de los personajes que engullen directamente a los actores que los interpretan tiene a veces finales terribles. En este caso no fue tanto pero es cierto que Hopkins no ha superado a Lecter, por mucho que lo ha intentado; siempre será su mejor papel y uno de los más recordados de la historia del cine para mí.

saluditos

V dijo...

No se porqué, pero a mi la famosa interpretación de Hopkins siempre me ha pecido eficaz, pero a la vez un tanto efectista y al borde de la sobreactuación. Me llama mucho más la atención el papel de la detective, a mi entender mucho más complejo y traumático. Foster realiza una composición muy estilizada y cargada de matices de todo tipo. Excelente entrada, y como siempre excelentes fotos. Un saludo.

Dickson dijo...

Realmente desconozco la opinión de Hopkins al respecto, pero no sé yo si estará muy contento del lastre que este personaje ha supuesto para él como profesional. Saludos.

David C. dijo...

La vi en vhs hace más de 20 años en casa de mi tía. Que tiempos aquellos, nos reuniamos los sábados y acompañados de canchita, los primos mirabamos cine. que vida aquella. hay que retomarla pienso.

Anónimo dijo...

Saraiba....www.labutacadesaraiba.blospot.com

Vi esta peli siendo una niña. No es que mis padres fueran unos inconscientes, sino uqe se la cogí a mi hermano y la vi a escondidas. En casa trajo mucha polémica y me picaba la curiosiddad. Como os podéis imaginar fue impactante verla!! Quizás en aquel momento no comprendí muy bien lo que veia pero aún no me atreví a volver a verla *_*

Patri dijo...

Me han encantado la comparativa Dalí y lo de la posibilidad Pfeiffer, buena información!.
En su momento me impactó imagino que como a todos, sólo que con el tiempo recuerdo volver a verla y perdí el interés que en su momento me atrapó. De Demme me quedo con Philadelphia y su maravillosa canción del Boss!
Saludos!

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Gracias a todos, por participar y dar vuestra opinión y punto de vista. ahora estoy muy comido de tiempo y no puedo responder como quisiera. Un saludo.

Mario dijo...

Es una película maravillosa, tanto Foster como Hopkins son estupendos, el personaje de Lecter es tremendo psicópata, un asesino y un intelectual, es esa mezcla lo que lo hace un personaje genial, porque convence, Hopkins para eso es el actor preciso en esta película, otra cosa a resaltar es que Lecter parece algo fanfarrón pero luego asesina a los policías tan salvajemente que no queda más que impresionarse con él. Realmente es una obra maestra y a la antigua, con la honestidad de una buena trama sin misterios pero muy psicológica. Un abrazo.

Mario.

María dijo...

Extasiada por la película y la grandiosa interpretación de Hopkins, hoy recojo detalles desconocidos y que guardo celosamente gracias a tu magnífica exposición.
Un placer poder leerte.
Un beso.

efa dijo...

Recuerdo que el mismo año de su estreno, de Niro aparecía en Cape of Fear...Difícil decidir con qué asesino me quedo je
Salud, y espero verte en Matinée

Toni dijo...

Una película hipnótica...

Salu2

ethan dijo...

Excelente película. Se usa en los masters y en los cursos sobre negociación. "Quid pro quo", ya sabes...

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Gracias a todos.

Irene Comendador dijo...

Una de mis peliculas preferidas, totalmente impactante para los años en los que se estrenó, el papelón de Anthony es inmejorable, no puedo imaginar otro actor en esas mismas lineas y que pudiera resaltar tanto como él lo hizo, simplemente "chapeu"
La siguientes de la saga, la verdad es que no son santo de mi devoción, pero por el contrario de lo que algunos piensas, eso no desvirtua a la primera.
Besos enormes mi hombre y buena semana :DD