miércoles, 31 de octubre de 2012

EL EXORCISTA


"Si las películas son, entre otras cosas, oportunidades para evadirse, entonces 'El exorcista' es una de las más poderosas que se hayan hecho nunca " (Roger Ebert: Chicago Sun-Times)

He prometido a Meg que con conmemoración de Halloween, publicaría un post, sobre una película de terror. Todo parte de una inciativa para bloggers de conmemorar el 31 de Octubre la blogosfera de reseñas de libros de terror. Cada blogger que participase tenía que encargarse de un título para hacer la posterior reseña. Yo por falta de tiempo, porque es bastante tentador, no he participado. Pero para unirme a la iniciativa de alguna manera me he propuesto publicar una entrada, en este caso de una película de terror. La iniciativa parte del blog Inés y sus libros He aquí la oferta que os hago.
Estamos ante una de las películas más populares de todos los tiempos, que se ha imbrincado en el inconsciente colectivo de la gente. Es una película que sienta precedentes en cuanto a que es la primera película sobre posesiones que realmente tiene éxito y difusión popular. A partir de ella han explotando el género hasta la saciedad, con lo que incluso ahora, la película original de 1973 ha quedado perjudicada. Cuaquier joven que la vea hoy en día, pensará que ya lo ha visto antes en algún otro lugar.
Sin embargo tiene una ventaja cultural con sus hermanas de género y temática, y es el enorme calado en la sociedad de la época que hoy se puede evidenciar en frases del tipo "Estás más loca que la niña del exorcista".

Como todas estas cintas que luego acaban siendo clásicos moderno, siempre tienen problemillas para empezar, porque, pues... no sé que decir. Problemas de índole social, en aquella época la iglesia tenía una enorme aceptación en norteamerica (Hoy no tanto) y el tema de la posesión infernal pues era un poco llamativo. Se corría el riesgo de hacerlo mal y quedarse como una película irrisoria, en la que la historia no fuese creíble por los efectos, etc...
Para que todo funcionase debían de buscar alguien que diera un carácter sobrio a la cinta dentro del desmadre que supone grabar una posesión diabólica. ¿Creéis que fue eso lo que hicieron?, pues no. Basicamente cogieron a algunas vacas sagradas de los estudios para encomendarle el marrón.
Antes de William Friedkin, se especuló con que pasasen por la silla de dirección, ni más ni menos que Mike Nichols, que declinó casi de inmediato al darse cuenta que la historia dependía de la interpretación de una niña de doce años. Además que sería un papel arduo difícil de interpretar y, que además, sería el punto pivotante de la película.
También se le pidió a Arthur Penn que se hiciera cargo de la película y no quiso, dijo que estaba ocupado.
El siguiente en la lista era John Boorman. El director dijo que no le gustó la novela y añadió que era la historia de una tortura a una niña. Por lo tanto habían pasado muchos y nada se sabía.
 
Blatty, el escritor de la novela, viendo que no salía nada adelante se tomó la licencia de mandar un guión, también escrito por él a William Friedkin, porque lo había conocido en programas de televisión, donde varios guiones del escritor habían sido dirigidos por Friedkin.
Con el tiempo, director y escritor trabajaron mucho juntos. Además eran capaces de comprenderse a la perfección aunque huviese pequeñas diferencias en algún momento, pero siempre profesionales.
El plantel de actores también fue difícil de configurar, porque basicamente nadie confiaba en que este proyecto puediese salir bien.
Para el papel del Padre joven querían a Marlon Brando, por el tirón que tenía, aquel año hizo "El padrino". Era un reclamo publicitario para la película, los estudios se cubrían las espaldas por lo que pudiera pasar.
Friedkin se negó enérgicamente porque no quería que Brando hiciese la película suya. Pues la película era sobre la niña y el diablo. Los estudios le propusieron también a Jack Nicholson, pero sucedió otro tanto de los mismo. El director, quería unos buenos actores pero que no tuviesen demasiado nombre entre el público. Hoy en día es ridículo no conocer a Max Von Sydow o Ellen Burstyn, claro está para el público especializado, la gente que no está muy puesta en cine, les pueden sonar, pero no suelen identificarlos.
En el caso del papel que consiguió Burstyn, fueron consideradas para el papel, ni más ni menos que Jane Fonda, Anne Bancroft y la mismísima Audrey Hepburn. Pero esto era demasiado caché para Friedkin.

El caso es que Friedkin consiguió hacer un reparto solvente y con cierto peso sin gastar demasiado los bolsillos y de ciertas garantías.
Ahora sólo quedaba un punto, pero quizás el punto más importante del reparto. Me refiero a la niña.
Una de las barreras a las que se enfrentaban con el castin para el papel de Regan, la niña, es de que tenía que tener doce años o al menos parecerlos. Debían de tener psicólogos asignados para que estuviesen en contacto con la niña y los progenitores.
Cuando por fin encontraron a una niña que podría hacer el papel, Friedkin se tuvo que asegurar de que Blair, así era el nombre de pila de la niña, podría manejar los aspectos más escabrosos del papel.
a fin de cercionarse, mantuvo una entrevista pequeña con la niña que reza así:


<< ¿Has leído  El exorcista? >>
<< Sí >> 
<< ¿De qué trata? >>
<< De una niña poseída por el diablo que hace un montón de cosas feas >> 
<< ¿Qué clase de cosas feas? >>
<< Tira a un hombre por la ventana y se masturba con un crucifijo y... >>
<< ¿Y eso qué significa? >>
<< ¿Masturbarse? Pues algo así como hacerse una paja, ¿no? >>
<< Sí. ¿Y tú sabes que se siente? >>
<< Sí, claro >>
<< ¿Lo haces? >>
<< Sí. ¿Tú no? >>

Y con esto Linda Blair consiguió el papel.

El reparto ya estaba al completo, ahora ya debían preocuparse unicamente por conseguir que las actuaciones fuesen muy creíbles. Blatty confiaba mucho en Friedkin, porque había dirigido mucho documental y televisión. En realidad creía que era uno de los pocos directores que no haría una orgía visual, que se quedase desfasada diez años después.
Para dotar de dosis de realidad a la película, Willian Friedkin hizo alguna que otra salvajada de tal forma que el reparto sufrió las consecuencias, empezando por Ellen Burstyn que sufrió una lesión de espalda a causa de uno de los efectos del rodaje, cuando la niña la lanza despedida. Willian grababa esa escena una y otra vez. Ellen se quejaba de la virulencia del choque, pidiendo por favor, si había alguna forma de acolchonar mejor la caida. Pese a lo que dijo, la última toma fue fortísima y Ellen quedó lesionada. Quizás pudo quejarse más después de ver lo que recaudó la película. 160 millones de dólares (Sin la inflacción y en aquel tiempo era un pastón).
Willi el loco, así es como conocían al director en el rodaje. Para hacer una escena, contrató a un sacerdote real y repitió una escena otra y otra vez, como no salía, claro, era sacerdote, no actor. Friedkin le propinó un bofetón con la mano abierta y en la siguiente escena, el sacerdote rezaba el rosario con la mano temblando.

También la niña sufrió los rigores del rodaje, en ese sentido el director no hizo ninguna concesión.
La pobre niña además de aguantar unas sesiones de grabación más largas que un día sin pan, sólo estaba vestida con un camisón. La cosa se complica, cuando además decimos que la habítación hecha en el set, tenía cuatro refrigeradores que la mantenían a unas temperaturas altas bajo cero.
Ahora podréis apreciar cuando veáis la película, es cara de los curas cuando entran en la habitación, que parece la cara de la muerte. Se le erizaban los pelos, pero no por ver a la niña, si no por aguantar un frío del demonio, nunca mejor dicho.
Y... eso, porque ellos llevaban ropa bajo el atuendo de sacerdotes, unas cuantas camisas y calzoncillos. Imaginad como podría estar la niña sólo con el camisón. Ahora si que parece una película de terror. Por eso la niña no podía dejar de moverse en la cama, como parase, se congelaba de frío. Si Friedkin quería que los espasmos fuesen creíbles, no pudo ser más cruel, pero lo consiguió.

Son de estos episodios que no conviene contar de un rodaje, de hecho, Burstyn declaró que Friedkin, dentro de lo que cabe, con ella se comportó bastante bien.
Pues si a ella la trató bien que salió con una lesión de espalda, imaginaos a los demás. Por cierto, la niña también sufrió una lesión de espalda en una escena en la que es catapultada de la cama. Lo que me pareció raro es que no se la partiera la especialista bajando las escaleras haciendo el pino puente. Las condiciones eran duras también para los miembros del equipo, que tenían que limpiar el set, debido a la humedad que producía el frío, que formaba escarcha y plaquitas de hielo en el techo y paredes. No se limpia tan bién con unos grados bajo cero. Todo eso se hacía para captar el vaho natural de los actores, en especial de la niña. También ayudaba a mostrar unas caras pálidas. La de la niña, especilamente era pálida, el poco maquillaje que llevaba era la parte violacia y los cortes.
Aunque ciertamente, creo que son esenciales como lo creía Friedkin en su momento, todos estos efectos de las caras, parecen tontería porque son información visual que muchas veces pasa desapercibida, pero que inconscientemente genera más miedo. Por poner un ejemplo, tu ves esa cara al entrar a la habitación de la niña, y dentro de tí hay algo que te dice: Oh, Oh... Esto no puede ser bueno.

Lo cierto es que aunque necesarios, era todo un contratiempo que conllevaba a retrasar los plazos y el rodaje. Llamaron desde los estudios a Friedkin un par de veces para darle unos toques de atención, a la tercera vez que llamaron, Friedkin le dijo a su secretaria que les notificase que a menos que lo llamasen para despedirlo no les atendería a la llamada.
Willi se pasó un poquito, porque el rodaje estaba planeado para dos meses y medio y acabó utilizando ocho meses.
Como siempre, remarcar que estas películas tienen su particular leyenda negra, es decir, que por la temática que trata siempre se le achacan ciertas desgracias, producto de las creencias y supersticiones.
Es decir que el diablo ha metido la mano en el rodaje, porque murieron unas diez parsonas en el año del estreno y en los siguientes.
El actor que hace el personaje, amigo de la madre y a quién la niña arroja desde la ventana, en realidad murió un mes después de acabar sus escenas. La actriz que hace de madre de Carras, muere también antes del estreno. La actriz que hizo la adaptación al teatro muere en la noche de su estreno. El set se quema una vez en medio del rodaje.
Vamos, pasaron cosas que también pasaron en otras películas, pero creo yo que aquí se sobredimensionan.
Por último, por curiosidad, siempre me han preguntado acerca de como se hacía el vómito verde. El vómito en sí, es una especie de crema de guisantes.

Espero que os gustase el homenaje a Halloween, y si no... Os dejo con mi amiga la posesa. 



15 comentarios:

LOBEZNA dijo...

Por los clavos de Cristo!!!. Qué miedooooooooooo. Ostras Emilio, que me has acojonado viva, ja ja ja. A mi este género no me gusta (y menos por las noches). He intentado ver esta peli varias veces pero no he podido. No tengo ovarios para esto, ja ja ja. Un saludo.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Emilio! Una de mis pelis preferidas, junto a otras cuantas de terror, pero sin duda ésta ocupa los primeros puestos en el ranking. Es una película de atmosfera super-lograda, los efectos especiales siguen impresionando y la adaptación del libro hecha por su autor es estupenda.Aparte de los estupendos actores que desempeñan sus papeles con credibilidad asombrosa. Une historia realmente terrorífica, no apta para todos los públicos, ya que aunque hoy en día el terror gore es lo que abunda en el cine, y el público está acostumbrado a la violencia y la sangre, nada hay que impresione más que una historia de terror bien contada, y sin duda este es el caso de "El exorcista". Feliz Halloween. Besos

CINEXIM dijo...

Nada que añadir!!!!

Recuerdo cuando era pequeño que mi hermano me la contaba y a mi me daba más terror sin haberla visto. Creo que la vi ya de adolescente y la disfruté mucho, es uno de mis terrores favoritos!!!

Feliz Halloween!!!

deWitt dijo...

Completísima entrada Emilio. Casi podríamos decir que "El exorcista" creó un subgénero dentro del terror: el de las posesiones. Yo recuerdo haberlo pasado francamente mal cuando la vi por primera vez. Años más tarde, sin causarme tanto pavor, comprobé que no es una mala película más allá de cómo haya envejecido. Con tanto efecto especial y tantas y tantas películas con la misma temática que se han hecho después, evidentemente, puede parecer desfasada, pero si nos ponemos en perspectiva, me imagino que en el momento de su estreno tuvo que ser un auténtico bombazo.

Buena entrada!

Un abrazo

Emilio José Pazos Brenlla dijo...

LOBEZNA
Bueno, la primera vez que la ví también me dejó los pelos como escarcha, espero que no fuese traumatico.
Un saludo.

SqSmaravillosa
¿Te importa si te llamo Sq entre nosotros?. Lo digo porque es más breve y hasta me parece cool. Si te molesta dímelo.
Coincido totalmente en lo que dices, que las tinieblas te acompañen. Feliz Halloween.
Un saludo Sq.

Emilio José Pazos Brenlla dijo...

CINEXIM
JE, JE, ESO DE QUE TE LO CUENTEN ANTES, EN TERROR ES UN PLUS AÑADIDO.
SALUDOS.

deWitt
Tienes mucha razón, dentro del subgénero de las posesiones, el exorcista, posiblemente junto a Evil Dead, sean los paradigmas. Un saludo.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Emilio! Por supuesto que me puedes llamar así: como tu dices resulta de lo más cool. Besos

llimaverda* dijo...

pues no te lo creerás Emilio, pero nunca ví esta película, siempre me ha dado miedo....uffff tengo los pelos de punta, jajaj, bsts

Ruben dijo...

Realmente, para el público más joven, puede no ser tan atrayente, sobre todo porque películas recientes tienen muchos más medios a su alcance, con lo que, para mí, "el exorcista" tiene más mérito aun.
Soy más forofo de la lectura de terror que de las pelis de terror, desde Edgar Alan Poe hasta Stephen King.
Esta mañana oí en la radio que se queman calorías viendo pelis de terror, el ranking era el siguiente:
La que más- "el resplandor" (no me sorprende)
después- "Tiburón"
Y en tercer lugar "pesadilla en elm street"
Hablamos de perder calorías. Desde mi punto de vista, en cuanto a miedo las hay peores (o mejores, según se mire)
En fín, que fui más asiduo del terror en la adolescencia que ahora.
salu2.

Emilio José Pazos Brenlla dijo...

LLimaverde
Esto solo se cura viendo la película, es como aprender a nadar. La verdad es que con el tiempo, da menos miedo.
UN saludo.

Rubén
Es una idea muy guapa eso de adelgazar viendo películas de terror, en Junio, antes de la playa me voy a poner 24 horas. Ja, ja.
Un saludo.

Meg dijo...

Estupenda reseña, es superior a mis fuerzas ver esta peli, literalmente, me cago. De hecho, me han gustado las anécdotas de la reseña, pero las fotos las he mirado sólo por encima... :-)

Espero que hayas pasado un buen dia de Halloween o un buen puente. Un beso!!!

El Bueno de Cuttlas dijo...

Yo me tengo prohibido verciertos géneros porque me conozco. Y efectivamente "El Exorcista" no la he visto. Quizás caiga algún día...

¡Un saludo!

Javier Simpson dijo...

Me hubiese gustado ver lo que habría hecho Arthur Penn de esta peli. No se anduvo con rodeos: “estoy ocupado” jajaja
Joer qué graciosa y natural la conversación que mantienen Linda Blair y Friedkim :-D
El frío que pasó la niña era para denunciarlo. Se notaba bien al respirar, como dices. De cualquier forma fíjate en los calcetines de la niña en la foto en la que levita. Supongo que serían de lana virgen :-D (joer mucha risita para un peli que acojonaba realmente, muy, muy buena).
Estupenda entrada, Emilio. Un abrazo.

yolanda dijo...

A mí me encanta esta película pero siempre me ha dado bastante miedo. pienso que es genial

Oz dijo...

Hola Emilio, un gran post para una gran película, El Exorcista, un verdadero clásico del terror que aún asusta a pesar de las nuevas películas cargadas de efectos especiales.
Te felicito por el Blog, muy completo y ameno de leer.
Te espero en el mio, saludos, Oz desde:
http://cinemarcial.blogspot.com/