lunes, 13 de junio de 2011

DOGMA ´95


Quizás estemos hablando de una de las paradojas más grandes de los últimos años en el cine. Un movimiento que ha tenido muchos adeptos y muchos críticos, pero que murió de éxito. Me explico, El movimiento como tal comienza con un manifiesto de algunos autores como Lars Von Trier, Jacobsen, vinterberg, Levring…



Precisamente se llama dogma, porque defendía un nuevo estilo con unas premisas inquebrantable, inviolables por las cuales se tenían que regir los directores que se habían unido al manifiesto. La verdad es que tuvo poca difusión casi todos son daneses. Además los propios mentores del movimiento habían elaborado unos códigos o certificados de autenticidad para validar las películas como verdaderas obras del cine dogma.
El manifiesto pretendía devolver el cine a sus orígenes, con unas mañas más naturales y de ese modo no perderse en la maraña de la industria, salvaguardando lo esencial del cine como modo de expresión artística.
La primera película del manifiesto dogma 95 fue “Festen”, “Celebración” en Español, a la que le siguieron “Los idiotas” de Lars Von Trier, quizás el director más carismático del movimiento. Luego “Mifune” de Jacobsen, y así hasta la friolera de unas 254 películas que están censadas con la certificación que a continuación os pongo.



Entre las características exigidas por los directores del moviento dogma destacan una serie de fórmulas que se parecen al neorrealismo italiano.
Algunas de las características pasan por evitar la iluminación artificial y buscar la forma de filmar con luz natural o exterior.
Las filmaciones tenían que realizarse en lugares naturales, es decir, sin la construcción de un set.
También se exigía que no hubiese mezcla de sonido y en todo caso, que el sonido no se emplease más que el grabado en el lugar de la grabación, es decir música de fondo.
El director no podía firmar la película en los títulos de crédito. Se debe admirar la obra no al artista.
También se rodará en mano como dictaminaba el neorrealismo. Sólo se aceptan movimientos de cámara si son los producidos por el cuerpo del camarógrafo.
El formato que se utiliza es la película de 35 mm.
Están totalmente prohibidos los efectos ópticos,  no siendo los producidos naturalmente por las ópticas de las cámaras, como por ejemplo la distorsión de la perspectiva en función del objetivo y la distancia focal.
La iluminación debe de ser natural, es decir no puede haber ningún foco que nos ayude a componer una iluminación. Si la iluminación no fuese suficiente por diversas circunstancias, o bien se suprime la toma, o se inserta en la cámara un foco a modo documental.
Otra de las normas, esta si que la encuentro un poco estúpida, pero bueno, ellos tendrán su punto de vista, porque prohíben que en las películas dogma haya armas ni crímenes y la trama no puede ser una tontería superficial.
Se prohíbe también cualquier dato que aporte arraigo a la película a un lugar y una época determinada. Parece ser que los del movimiento dogma no se quería casar con nadie.
No se tolerarán bajo ningún concepto películas de género, al menos de carácter marcado. Evidentemente, es muy, muy complicado que la película no se decante por ningún caríz. Además todo lo que hable de lo humano tiene que ser dramático, la propia interpretación hace que al menos se defina por algún género.
Bueno, esto es mas o menos lo que subscribieron los padres del movimiento en Copenhage, el 13 de Marzo de 1995.



Pero en el 2002, hacen un comunicado en el que oficialmente concluyen si no con el movimiento oficialmente, porque el movimiento una vez rodado sigue, pero clausuraron el famoso grupo que certificaba si las películas eran o no dogma.
Las razones que esgrimieron fueron que lo que empezó como fresco, nuevo en 1995, se había vuelto un convencionalismo que les asfixiaba y que no iba a ninguna parte. Además por razones económicas alguno comenzó a grabar en digital, con lo que contravenía sus propias reglas, ya se sabe… Caballeron don dinero. Tuvieron que hacer modificaciones, pero en esencia son las líneas que os puse arriba. Todos ellos iniciaron una nueva etapa, y alguno ya está en Hollywood. Otros como Von Trier, grabó “Dancing in the dark”, fíjaos, un musical, todo lo opuesto al cine dogma.

27 comentarios:

Mario dijo...

Muy interesante lo escrito, me parecen muy buenos los experimentos cinematogáficos aún con tanta delimitación asfixiante para un creador, Dogma 95 me parece que lo fue y salieron o se hicieron notar muy buenos directores, no hece mucho he visto a Susanne Bier en su última cinta ganadora del Oscar y ella es una prueba de ello. Estoy buscando "Celebración" que me la han recomendado. Un abrazo.

Mario.

troyana dijo...

Yo estoy descubriendo la filmografía de Susanne Bier y me está gustando todo lo que veo.
El dogma como movimiento es muy interesante,pero no me extraña que los propios creadores acabaran contraviniendo sus propias limitaciones.

Saludos!

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Mario
La celebración, quizás es la película icónica del cine dogma. Un saludo.

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Troyana

Sí, a mi también me interesa Bier, pero pienso que sin llegar al cine dogma, podría buscarse una línea intermedia, aunque claro, mucho me temo que la industria del entretenimineto, busca entretenimiento, no arte. Un saludo.

deWitt dijo...

De todas las pelúcuñas "dogmáticas" qye he visto, me quedo, sin duda alguna, con "celebración". Me parece brutal!

Sin duda el más mediático de todos ellos fue, y es, Von Trier aunque siempre consideré que fue el primer "hereje" del movimiento.

Me gusta que saques a colación los paralelismos con el neorrealismo. De hecho, hace unos días, comentando "stromboli" hablábamos de esas semejanzas.

El movimiento duró lo que tenía que durar, probablemente, pero dejó películas muy interesantes y, en su momento, fueron una bocanada de aire fresco.

Saludos

V dijo...

A mi esto del dogma, con los debidos respetos, nunca me pareció que alcanzase el nivel de movimiento ni nada parecido. Fue un pretencioso y fallido intento de significarse poniendo puertas al campo que acabó de mala manera. Lo más llamativo es que nadie impone formas de hacer cine. Cada cual puede presentar su particular estilo sin cortapisas. Con dogma se creó una marca que se vendió en los festivales, que no se porqué entraron al trapo. Hoy es ya una reliquia, pero aun conozco a quien debate si "en un mundo libre" es dogma cien por cien o no. Allás cada cual. Estupenda entrada.

Javi dijo...

Es un movimiento curioso en eso de poner normas escritas y cumplirlas a rajatabla. Bueno, después de todo, es un estilo como otro cualquiera, sólo que aquí escriben como debe comportarse ese estilo, sin más. Hay grandes pelis de movimiento, sobre todo del gran Lars Von Trier. Celebración es una peli que tengo ganas de ver.
Muy buena entrada, Emilio. Un saludo.

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

deWitt
Estoy deacuerdo contigo en que Von Trier fue el pirmer hereje, pero también hay que reconocer que era el gurú, o iluminado del grupo. Al menos el que ha tenido mayor repercusión de todos ellos. De todas formas a mi me gusta mucho Jacobsen.
Un saludo.

deWitt dijo...

Sin duda alguna, Emilio. Es más, sin el "poder mediático" de Von Trier posiblemente el Dogma no hubiera llegado a donde llegó!!

Un saludo

SqSmaravillosa dijo...

Y ..¿Cómo se puede filmar algo que no pertenezca a ningún tipo de género?.La verdad es que no he visto ninguna de las películas que mencionas..pero seguro que hay algunas otras que sin estar ligadas a este movimiento encajarían perfectamente en estas normas. Hoy he aprendido algo nuevo, así que me doy por satisfecha.Un saludo.

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

V
Precisamente, murió por ser fiel a sí mismo, por eso en el post digo que murió de éxito. Ya que no cumplieron lo especificado. Yo pienso que más bien es el intento de coger una nueva tendencia que en determinado momento ni ellos se creían, porque al fin y al cabo este es el negocio del entretenimiento. Saludos.

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Javi
Creo que has dado con la clave, quizás el problema ha sido dar por sentado unas reglas que en definitiva, en todos los movimientos culturales quedaron implicitas dejando algo de maniobravilidad. Al esplicitarlas en el documento, el mismo documento los estranguló.
Por otra parte, algún director novel, que se acogió posteriormente al manifiesto, por falta de medios podía cumplirlo mejor, sin remordimientos, pero estos al coger cierto renombre y presupuesto, no pudieron aguantar el ritmo que ellos mismos se impusieron.
Un saludo.

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

SqSmaravillosa
No creo que no pudiesen expresar ningún género, al menos, si que se da por sentado que aunque sea algún género, no se marque mucho o de manera distinguible. Es decir, puedes hacer drama, pero no un dramón o un melodrama lloriquero o una tragedia. No sé si me sigues.
Es verdad lo que dices, porque todo en la vida es dramático, la interpretación es dramática. Un saludo.

Piru dijo...

Emilio te devuelvo la visita y me enlazo a tu página. La verdad es que soy poco partidario de los dogmas en las corrientes cinéfilas, quiero decir que en la vida hay pocos conceptos neutros, mucho menos debe haberlos en el arte. Es muy interesante tu entrada, no conocía este movimiento.

Un saludo!

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Piru
Es que antes nos comentábamos, pero te perdí de vista al no estar enlazado, y te encontré ayer. Un saludo.

Sara Norat dijo...

Esto es muy interesante :)

Lillu dijo...

Interesante entrada! Yo creo que no he visto ninguna película enmarcada en este movimiento, más que nada porque nunca me han llamado la atención los dogmatismos, jeje. Sí que tengo curiosidad por ver algo de Lars von Trier, y quizás me decida por alguno de sus clásicos dogma para poder entender mejor qué es lo que pretendían.

saluditos!

ethan dijo...

Como siempre, lo mejor de estos movimientos (siempre los ha habido) radica en las ganas de experimentar, de romper con lo convencional. Comienzan con una frescura envidiable y terminan encorsetados por culpa de sus propios principios.
Ahí están las películas, algunas verdaderas maravillas cinematográficas.
Y nos dejaron consejos interesantes como ese de "cuidado con los invitados que se levantan para proponer un brindis..."

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Sara Norat
Me alegro de que sea interesante. Un saludo.

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Lilu
De los clásicos de Lars Von trier, yo te recomendaría "Rompiendo las olas", "Dogville", "Dancing in the dark", "La celbración", "Los idiotas" y "Europa". Un saludo.

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Si, coincido, además "La celebración" Quizás es la más paradigmática. Un saludo.

Fernando R. Genovés dijo...

Creo, Emilio, que no deberíamos dejarnos fascinar por movimientos de pirotecnia fílmica y de pose contracultural, como ese del DOGMA. En el fondo, esto ya está más que visto.

Después de todo, el experimento por el experimento sólo busca llamar la atención. Cuando no algo peor. Véase, por ejemplo, las recientes declaraciones antisemitas de Lars von Trier en Cannes.

Salucines

Steppenwolf dijo...

Rompiendo las olas y Dogville me gustaron pero otras de cuyo nombre no puedo acordarme no pude acabarlas, una siesta inoportuna tuvo la culpa.
Von Trier no es santo de mi devoción,no lo oculto, seguramente a Hitler le gustaría más que a mí.

Buen trabajo como siempre Emilio.

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Fernando R. Genovés
En el fondo tienes razón, pero imagínate que no eres el destinatario único del post. Hay gente que ni siquiera ha oido hablar del dogma. Luego sí, podríamos entran en disquisiciones. Yo te doy la razón, porque la tienes. Yo también pienso que fue un alarde de significarse, pero también te pido que entiendas mi postura a la hora de intentar ser un poco más neutro a la hora de escribir el post.
Cualquiera postura antisemita me parece deplorable, pero lo que me ocupa en el blog es el cine.
Un saludo.

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

steppenwolf
Pues no sé, Europa es un poco más soporífera en ese sentido. Pero la celebración es una buena película, también puedes probar con la última, se llama "Anticristo". Un saludo.

efa dijo...

Recuerdo que cuando se estrenó "Celebración" yo estudiaba cine, y realmente nos impresionaba el bien el dogma, en fin, coincido, fue pasajero.

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

EFA
Yo que sé en estas cosas nunca se sabe. Puede resurgir y volver o no, depende en lo que derive la industria.
Un saludo.