domingo, 22 de enero de 2012

UN MUNDO PERFECTO



"La premisa no puede ser más sencilla, pero el cineasta camufla bajo un ejercicio policiaco una fábula sobre la esperanza y la derrota en uno de los filmes más estremecedores de los noventa" (Miguel Ángel Palomo: Diario El País)

Un mundo perfecto, es una de las obras más redondas de Eastwood. Venía de ganarse el cielo el año anterior en la ceremonia de los oscars con las estatuillas ganadas por su obra maestra "Sin perdón"
En esos momentos, Eastwood, superadas las voces que lo criticaban, estaba en disposición de hacer lo que quisiese, aunque los estudios esperaban, sobre todo la warner, otra película de vaqueros y violencia. En este sentido, se hizo correr la voz, porque se necesitaban varias majors para financiar el proyecto, la intención de hacer una nueva versión de "Los siete magníficos", pero a lo grande, a lo grande de verdad. De hecho, ya había esbozos, y querían en la película ni a más ni menos, que Eastwood, Kevin Costner y Tom cruise juntos, ¿os imagináis el pelotazo? y la taquilla que podían haber hecho si se llegase a concretar la oferta.
El caso es que todo esto se quedó en agua de borrajas y Eastwood, eligió un proyecto más intimo, y menos violento, basado en la tierna relación de un fugitivo y un niño pequeño.



La crítica destacó en su momento, la profundidad de la cinta de Eastwood, su inesperada calidez humana, seguro que la crítica Pauline Kael, debió de quedar con la boca abierta. Esos días estaría pensando "trágame tierra", porque había criticado a Eastwood durante años, calificándolo como un rudo vaquero incapaz para esto del cine, a no ser por temática mafiosa o violenta.
Podríamos calificar la película de drama o hasta de roadmovie, aunque el gran Eastwood, esconde una tierna historia de amistad detrás de otros pseudogéneros. Este ejercicio del director es muy hábil, porque en sí, no es una cinta que carezca de violencia, si no que pese a ella, predomina el deseo de querer hacer el bien.
¿Porqué digo esto?, pues porque Butch, el personaje de Costner, no quería secuestrar al niño. De hecho, si se lo preguntásemos a él, antes de intentar la fuga, ni si quiera sabría cómo es que intenta salír con un socio tan zafio.


Por otra parte, sabe como tratar a la gente, incluso a un niño de unos siete años, como el que nos ocupa en esta película.
Por su parte, el niño, acaba con la vida del otro prófugo, en cambio, ama a Butch, seguramente es el padre que no había tenido.
Eastwood, tampoco quería hacer mal, pero he aquí que otra vez aparece la violencia en forma de fatalismo, el fatalismo del que uno no puede escapar. Su violencia nos supera, porque escapamos y nos defendemos como gatos panza arriba, pero al fín, acaba por alcanzarnos.
El final inexorable, nos habla de lo violento de la situación concitada, pero no resta un ápice de toda la ternura que envuelve a la película.
Kevin Costner tiene una interpretación muy loable, pese a no ser el elegido por Eastwood, para el papel. Eastwood quería en un principio a Denzel Washington, pero los estudios le apremiaron a utilizar a Costner, que independientemente de su calidad interpretativa, tenía en esos momentos, mejor plantel. Costner en ese momento tenía una popularidad envidiable, ya que alzó siete estatuillas dos años antes con "Bailando con Lobos". y los de la warner bros. querían al ganador del oscar dos años atrás, al ganador del oscar el año anterior en una misma cinta, sería un éxito de recaudación, a pesar de ser dos actores que se hicieron populares por ser más duros.



Clint Eastwood, comenzába con esta cinta a elaborar cintas más humanas, en cuanto a la hondura emocional de sus personajes. Dos años después haría los puentes de Madison. Quizás es que el bueno de Clint, en su madurez como persona quiera contar temas que en toda su carrera, bien por la tendencia de sus personajes o su fama no le han dejado.



9 comentarios:

Mario dijo...

Ésta cinta es de las mejores que he visto, creo que con ésta Eastwood logra apoderarse del público, es una de sus joyas cinematográficas. Me agrada la ambiguedad del personaje de Costner y la cierta condescendencia del de Eastwood. Realmente he gozado con ésta cinta y creo que el final es triste pero ineludible, el tipo ante la ley es un criminal pero el niño le muestra un lado afectivo que lo reinvindica. Muy emocionnate el filme. Un abrazo.

DLtras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SqSmaravillosa dijo...

Hola Emilio! La de arriba soy yo que me he equivocado y he entrado con la cuenta de mi hija. La verdad es que puedo ser poco objetiva porque Eastwood me encanta. No sé si será una de sus mejores películas, pero lo que sé seguro es que es una gran película

También me parece una de las mejores interpretaciones de Costner que para mi gusto demostró que puede ser algo más que un hombre atractivo. Una gran historia de supervivencia contada con sensibilidad. Un hombre que parece malo, pero que en el fondo no lo es tanto, con el que hasta logras empatizar, por lo menos en mi caso. Saludos

Javier Simpson dijo...

Fue una película que cuando la vi en su momento no me gustó demasiado; creo que no la supe ver bien. Seguro que si le doy otra oportunidad ahora me gustará. Los gustos van cambiando con el tiempo y uno madura en algunos aspectos (pero sólo en unos pocos :-D )

Muy bueno elpost, Emilio. Enhorabuena. Hasta la próxima.

El Bueno de Cuttlas dijo...

Buena película de Eastwood, sencilla en su planteamiento pero rodada con buen pulso y profundidad. Probablemente ha pasado desapercibida para bastante gente al estar metida entre dos grandes cintas, "Sin Perdón" y "Los Puentes de Madison". Y Kevin Costner da un recital, luego dicen que es mal actor.

Un saludo

Lillu dijo...

Me gusta mucho esta peli y coincido en que quizás es una de las primeras en las que Eastwood decidió ahondar más en el aspecto más humano de sus personajes.

saluditos

efa dijo...

creo que es un film de transición. Lo único "criticable" es el papel desaprovechado del propio Clint.
Abrazo che, espero cruzarte en Matinée

David C. dijo...

Quiero volverla a ver.

Enrique Hormigos dijo...

La mejor película de Kevin Costner, un actor que -como Tom Cruise, sin ir más lejos- mejora brutalmente cuando encarna a tíos turbios y violentos.

La química que tiene con el crío es estupenda, tierna pero con su punto de rudeza nada sensiblera y realista, honrado a carta cabal.

Lo peor de la película: que la estupenda Laura Dern parece tonta.